Un viaje, un libro y un amor

Comienzo esta entrada advirtiendo que un viaje, un libro y un amor tiene alerta de spoiler, ya que mi experiencia se basa alrededor de un libro.

Aunque es un poco viejo, para los que no lo leyeron se los recomiendo muchísimo. Este libro es de fácil y rápida lectura así que no se apenen si leer no es lo de ustedes.

Vista desde una ventana de avión del articulo, Un viaje, un libro y un amor
Vista desde mi ventana de un viaje que me cambiaría por siempre.

Un Viaje

Todo comienza hace 9 años atrás, cuando sentía que mi vida no tenía rumbo alguno. Tenía un trabajo que detestaba, estaba casi en quiebra, había terminado una de las tantas carreras que había empezado, mi vida amorosa era un desastre tras otro. Aunque me gustaba estar soltera cuando caía en las garras de algún caballero siempre me terminaba decepcionando.

Fue así que tome las riendas por un segundo y me pregunté que estaba haciendo, porque desperdiciaba los días esperando que algo me ilumine del cielo.

Ese verano había hecho un viaje a las montañas y había conocido muchos extranjeros. Chicos que llegaban a mi país sabiendo muy poco del idioma, cruzando fronteras y afrontando miedos.

Vista a un Lago en Mendoza, Argentina.
Mendoza, Argentina.

Ahí me propuse derribar mis miedos, inseguridades, salir de la zona de confort y buscar lo que estaba muy dentro de mi. Dejar de esperar de los demás para conocerme más a mi misma.

En resumidas cuentas decidí conocer mi lugar en el mundo, Escocia. No sé porqué tengo una conexión con ese país que me atrae como imán a la heladera (también sé que en otra vida fui bruja de las Tierras Altas).

Parada en un parque de Edimburgo, Escocia. De fondo un castillo.
Mi sueño se había hecho realidad.

Pero los planteos ademas de los miedos eran muchos. No tenia un peso (dolar), nunca había viajado tan lejos, ni hablar de un viaje tan largo en avión. No sabia absolutamente nada de viajar sola y nadie en mi familia o amigos lo había hecho nunca, no tenía a quien preguntar.

Ahí fue que los blogs y distintas páginas me ayudaron mucho. Empecé a investigar. Lo más importante puse una fecha, esa era mi meta, mi punto de quiebre y no había marcha atrás, un mes en Europa era mi destino.

Saqué el pasaje en 12 cuotas a pagar como podía y además un crédito a pagar en 24 cuotas, total, quién te quita lo bailado.

Un libro

Muchas cosas pasaron hasta llegar a esa fecha, tenia un año entero por delante. Mi abuela falleció, del trabajo casi me echan por haberme pedido una semana más de vacaciones. Me la pasaba llorando todo el tiempo, y ojo que tenía unas ganas de que me echen de ese trabajo horrible. Pero el gerente se había ensañado conmigo y pretendía echarme con causa sin indemnización. Finalmente después de hacerme el juego psicológico dejó que vaya «en paz» de vacaciones.

Pero en el medio y faltando un mes y medio conocí a alguien por Facebook. Yo la verdad es que no esperaba y no buscaba conocer a nadie. Me iba un mes a Europa y mi cabeza estaba más allá que acá. Pero digamos que el chico fue insistente. Quería que nos viéramos en persona, las charlas por chat eran de lo más divertidas y creo que más allá de la atracción física poder hablar con alguien y congeniar es de lo más difícil.

Acepté conocerlo pero con mis reservas, soy muy enamoradiza. No quería engancharme. Sabía que si me iba a «enamorar» en un mes y medio, después me iba a ir angustiada sin disfrutar a pleno de lo que tanto había planeado y construido en un año.

Había levantado mis pedazos y me había rearmado, tenía valor, confianza, me sentía fuerte. Y parece que eso transmitía, y el universo, Dios, Alá, quien sea me había premiado.

Sí, finalmente nos vimos en persona y conectamos de inmediato. Pero el viaje estaba a la vuelta de la esquina. El día llegó y me acompaño al aeropuerto. Imagínense para una persona como yo, era un evento enorme. En el aeropuerto estaba toooooooda mi familia, con lo cual conocieron al chico con el que estaba (a mis 26 solo habían conocido a un solo novio).

Mi pareja y yo parados en el Aeropuerto de Argentina al lado de un corazón gigante. Un viaje, un libro y un amor
Aeropuerto de Buenos Aires, Argentina.

Entre abrazos van abrazos vienen, decidí pasar por la librería del aeropuerto y comprarme algo de lectura para el viaje (13 horas no se pasan tan rápido).

Siempre digo que los libros me eligen, yo no los elijo a ellos. Y así fue que revolviendo encontré «El Alquimista» de Pablo Coelho, el principio de toda esta historia. Un viaje, un libro y un amor.

Un amor

En cuanto comenzó mi aventura, comenzó mi lectura. Me sentí desde un primer inicio tan identificada con Santiago (el personaje principal).

Santiago va en busca de su destino. Con una profesión como pastor de rebaño en España que poca emoción tiene, decide ver una adivina que a través de un sueño le predice que debe ir tras un tesoro escondido en las pirámides de Egipto.

Santiago afronta muchas situaciones, pone en duda muchas cuestiones y se plantea su existencia. Pero en el camino conoce a alguien, una mujer. Ella es parte del camino y no pretende frenar su sueño. El sigue viaje y finalmente llega, pero todo su viaje se resume en que el verdadero tesoro escondido no era de oro físico, si no que era el mismo viaje, la gente que conoció y más aún en el amor que dejó en el camino.

Una de las frases que más me resonó fue: «Cuando quieres algo, todo el Universo conspira para que realices tu deseo». Estando de viaje entendí todo lo que había logrado en ese año. Me había superado, había enfrentado mi frustración laboral, había conocido a alguien valioso y podía decir que era capaz de salir de mi zona de confort y aprender de mis errores construyendome un futuro mejor.

Al volver, el chico del Facebook me esperaba, al igual que mi familia. El verdadero tesoro me aguardaba en casa, y había tenido que irme a miles de kilómetros para poder entenderlo.

Cuatro años después me casé con él y decidí hacerle honor a ese libro, a ese viaje y a ese amor que me había marcado para siempre.

Aprendí a hacer Origami y me hice mi propio ramo de novia (del civil) con las hojas del libro que me acompaño a Europa. El libro quedó destrozado, pero para mi es un recuerdo imborrable.

Posando el día de mi boda civil con el ramo hecho de hojas del libro que tanto amé. Un viaje, un libro y un amor
El ramo hecho con hojas del libro que destrocé.

Un viaje, un libro y un amor

Esta es mi Experiencia Perfecta, es mi historia de amor y mi auto-superación. Y aunque no todos los días son color de rosa, si tenemos recuerdos para apoyarnos de vez en cuando y si sabemos como salir de esos bajones la vida se vuelve realmente interesante.

Nunca se queden en la zona de confort, porque detrás del miedo se esconden las mejores cosas. Yo tuve que afrontar mucho para encontrar eso que buscaba y al día de hoy sigo buscando más y más, porque creo que el día que deje de buscar, voy a morir en vida.

Nos vemos por ahí.

Ely